Sergio Perea, nuevo #VanguardPro
Esta entrada fue publicada el 13/07/2015 por vanguardes.← Entrada anteriorEntrada siguiente →

Sergio Perea, nuevo #VanguardPro

Conocemos a Sergio Perea, nuevo #VanguardPro!

Desde Vanguard estamos orgullosos de incorporar en nuestro equipo de Profesionales Vanguard a Sergio Perea.

Sergio nació en Madrid, ingeniero de formación con amplia experiencia en marketing e informática pero también apasionado por la fotografía.

A través de esta entrevista le conocemos y nos explica como combina su pasión por la fotografía con el trabajo en su página web y otras publicaciones. Actualmente como #VanguardPro utiliza los trípodes VEO 235AB y el ABEO PRO 283AGH y la mochila VEO 37.

foto bio

Descubriendo a Sergio...

Nací en Madrid formando parte de esa generación a la que hoy llaman "Baby Boom" en una familia sin ninguna tradición artística relacionada con la fotografía. Es el motivo por el que mi vocación fotográfica llegó bastante tarde. De hecho mi vida profesional se orientó desde el principio en una dirección bien diferente: soy ingeniero, con formación y experiencia en marketing, y he trabajado en algunas multinacionales ejerciendo labores bien dispares, pero siempre relacionadas con la informática y el marketing.

A día de hoy puedo decir que la fotografía se ha convertido para mí en una obsesión. Pero la obsesión está ligada de forma tenaz al proceso creativo y, cada vez más, a otras disciplinas y ámbitos no sólo profesionales, sino personales.  Así que considero que es una obsesión sana.  Aunque si le preguntas a mi mujer, podría no opinar lo mismo.

Además de recorrer muchos rincones con mi cámara, he escrito en varios blogs y publicaciones acerca de fotografía. Y ello ha sido un gran complemento a mi camino dentro de la fotografía, puesto que me ha permitido conocer a muchos otros fotógrafos de los que he aprendido (y sigo aprendiendo mucho).

Toledo

¿Cuándo descubriste tu pasión por la fotografía?
Como comentaba en mi biografía, bastante tarde: allá por 2010. Para mí la fotografía nació como un complemento a dos campos que ya me apasionaban desde siempre: la tecnología y la naturaleza. Compré mi primera cámara réflex con la intención de que me acompañara en mis viajes y trekkings, porque empezaba a notar que la típica cámara compacta no daba la talla para el tipo de fotografías que me gustaba tomar.

Sin embargo, ese mismo año tuve que ir a vivir a Londres por motivos laborales y durante esa época no tuve demasiado tiempo para usar la cámara. Fue un año estupendo pero me pasaba muchas horas en aviones viajando de un lado para otro. Ese tiempo, repleto de largas esperas en aeropuertos, lo invertía en leer sobre fotografía. He sido bastante autodidacta, todo lo he aprendido practicando, leyendo y conversando con otros fotógrafos con los que me he ido cruzando.

Uno de los fines de semana que estuve en Londres lo pasé en una exposición de Wildlife Photographer of the Year, donde se exponían un montón de fotos de los mejores fotógrafos de naturaleza del mundo. Algunos de ellos, por cierto, españoles. Y creo que el día que la visité fue cuando algo en mi cabeza hizo "click" y comencé a obsesionarme con conseguir que mis fotos se parecieran algo a esas. Nadie se dio cuenta, ni mi vida cambió especialmente después de ese momento (yo seguí trabajando para aquella multinacional en la City londinense hasta tiempo después), pero esto generó un poso en mi cabeza que fue creciendo, hasta hoy.

11

Libelloide

Publicas en tu web y otros medios sobre técnica fotográfica, ¿Cuándo y cómo comenzaste con esta iniciativa?
Me encanta escribir. Cuando comencé a aficionarme a la fotografía, me puse a escribir mi propio blog al que llamé "La Vida en Fotos". Lo creé como una forma de organizar y almacenar los conocimientos que iba adquiriendo aquí y allí. Al poco tiempo, descubrí que estos podían interesar a más gente, y eso supuso un aliciente motivador para seguir.  De pronto, el blog llegó a tener unas 1000 visitas únicas diarias.

Después me llamaron de algunos medios más profesionales para escribir artículos acerca de fotografía, sin buscarlo ni esperarlo. En ellos realizaba entrevistas, escribía sobre técnica o daba mi opinión acerca de cámaras o accesorios. Pero poco a poco me di cuenta de que el tiempo que dedicaba a escribir era tiempo que restaba a seguir avanzando con la fotografía. Así que decidí  dejarlo un poco apartado. Eso sí, nunca me he desligado de los blogs. Todavía hoy escribo en mi propio blog personal, aunque no con la asiduidad que me gustaría ya que el trabajo y la familia no me dan más tiempo.

Mucha gente no entiende por qué una persona dedica horas de su vida a escribir un blog sin aparentemente obtener una contraprestación económica. Pero una vez adquieres el hábito de escribir tu propio blog, éste se convierte en poco menos que un hijo, al que tienes que atender y del que te puedes llegar a sentir orgulloso. Y además te permite conocer a otras personas con inquietudes parecidas, guardar recuerdos, mostrar tu trabajo y ver tu evolución con perspectiva.

En tus trabajos muestras preciosas escenas de naturaleza, ¿Cómo las eliges y preparas?
¡Muchas gracias! En realidad practico muchos tipos de fotografía, si bien es cierto que mi género preferido es el de los paisajes. Generalmente, tengo en la cabeza varias fotografías que voy madurando y planificando en base a localizaciones que voy encontrando a base de viajar o investigar.  Como me gusta andar por la naturaleza, conozco muchas localizaciones.

Se puede decir que la fotografía de paisajes es una de las que requieren más paciencia, sobre todo a la hora de planificarla: la fotografía está en tu cabeza durante mucho tiempo, y mientras ésta madura vas buscando el momento adecuando para ir a la localización: eligiendo cuidadosamente la época del año, estudiando la meteorología y sabiendo que muchas veces vas a ir para volver con las manos vacías o con una foto que no representa lo que buscabas.

Pero volver con las manos vacías no debe ser un problema: la motivación no debe basarse en la necesidad de obtener el trofeo. En mi caso, fotografiar paisajes naturales me aporta paz mental, observación consciente de mi entorno y en definitiva, una forma de meditación que para mi supone toda una terapia.

San Juan de Gaztelugatxe, Bizkaia

Saudade of Oporto

¿Cómo es tu proceso de edición?
Casi siempre utilizo un software llamado Darktable, ya que por mi trabajo soy usuario de Linux y Adobe (que es la alternativa elegida por mucha gente) no publica su software en este sistema. Darktable es un editor de ficheros RAW estupendo. Mi procesado se limita a las correcciones de lente, balance de blancos, control de la exposición y gestión del color. Alguna vez he reencuadrado mínimamente la fotografía, pero normalmente, por manías mías, rechazo las fotos que no están correctamente encuadradas desde la cámara. En fotografía de naturaleza no realizo más procesado que éste. No es que esté en contra del retoque, ni mucho menos, pero disfruto mucho más el tiempo que estoy con la cámara en la mano e intento que la fotografía quede ya terminada en ella para así dedicar el mínimo tiempo posible al ordenador.

4

Costa Quebrada

3

En un lugar de La Mancha

¿Qué equipo te acompaña siempre en tus viajes fotográficos?
En mis viajes fotográficos, actualmente llevo en la mochila lo siguiente (aunque en las distintas salidas no lo llevo todo e intento planificar el equipo en función de las fotografías que pretendo obtener):

Canon EOS 5D MarkIII
Canon 16-35 f4
Canon 24-105 f4
Canon 80mm 1.8
Canon 50mm 1.4
Canon 70-200 f2.8
Macro Tamron 90mm.
Tamron 150-600.
Filtros y portafiltros marca Lee.
Trípode Vanguard ABEO PRO 283AGH
Accesorios varios como disparadores, nivel de burbuja, tarjeta de color, etc.
Portátil y discos duros.

Si tuvieras que elegir tu mejor foto o foto preferida ¿Cuál escogerías y por qué?
Generalmente, las fotos preferidas de un fotógrafo no son las mismas que otros consideran como tales. Esto se debe a que nuestras propias fotos llevan un componente sentimental porque forman parte de momentos concretos de nuestra vida y que sólo nosotros conocemos. En mi caso una foto podría ser la de las vacas en Pirineos.

5

Vacas en Pirineos

A veces, por mucho que planificas una imagen, el destino te lleva a otra mucho mejor.  Y esa es la foto que me llevé ese día sin haberla planificado. Fue todo muy mágico, porque mi decisión de ir ese día a Francia fue impulsiva, como si la foto me hubiera estado llamando.  Símplemente, decidí arrancar el coche en Madrid e irme allí con todo el equipo. No llegué a tiempo  a donde quería y tuve que dormir en un albergue y salir corriendo a las 4 de la mañana ayudándome con un frontal, montaña arriba. Recorrí 7 kilómetros con 1200 metros de desnivel infernales, cargado con todo el equipo fotográfico, hasta el punto que quería fotografíar. Justo antes de llegar, me encontré esta escena. Quedé prendado por la luz, y el momento. Sólo llevaba 6 meses haciendo fotos, era bastante novato, y quizás hoy habría hecho esa foto de otra manera, pero como he explicado antes, ese componente sentimental manda y hoy le tengo cariño a esa foto.

Tu consejo para los aspirantes a fotógrafos es…
Creo que generalmente, la gente que empieza con la fotografía se centra más en aprender técnica y no tanto en educar la mirada. La fotografía es el producto de un pensamiento visual, y como tal es preferible desarrollarlo cultural e intelectualmente. Personalmente, creo que el equilibrio está en potenciar tres facetas que hacen, para mí, que una fotografía sea interesante:

La composición y el lenguaje utilizado: para ello, es bueno ver el trabajo de otros fotógrafos, y estudiar algo de arte para entender el lenguaje fotográfico. Asistir a exposiciones y charlas, comprar fotolibros o tener un pequeño directorio de webs de fotógrafos que consideramos de referencia y seguirlos. Son pequeños gestos que no requieren esfuerzo y nos ayudarán sin que nos demos cuenta.
La realización técnica: estudiar e intentar entender los conceptos técnicos, para que nuestras fotos , además de ser impresionantes, puedan estar correctamente realizadas desde el punto de vista técnico. Si no, corren el riesgo de quedarse en un trabajo a medias. También es importante disponer de una buena equipación que no te limite, sino que te ayude.
La elección del momento: una fotografía es especial en la medida en la que captura un momento especial. Por ejemplo, en el caso de los paisajes este momento puede ser una luz concreta, un fenómeno meteorológico o un suceso singular. La única manera que conozco de poder estar presente con tu cámara en estos momentos es ponerse las botas y lanzarse a viajar y experimentar el mundo. Quedándote en casa, no vivirás esos momentos. Así que sal, y haz fotos. Esto lo considero mucho más importante que los puntos anteriores.

Deja un comentario
  •  
Contact Us